viernes, 23 de junio de 2017

MAYKA FLORENCIO

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, primer plano

No soy de sepelios, ni de misas de difuntos. Menos ahora que llevo tanto dolor dentro acumulado. Chary Arjonilla ha intentado revenirme a la realidad de que nos hacemos mayores y la vida nos cerca, pero no me he dado cuenta- hasta hoy- de que faltaba una de nosotras.                                                                                                                              Las del cafelito de las Carmelitas entenderán de lo que hablo porque ya han caído compañeras en la uniformidad de un pichi azul y unos zapatos gorilas.                                    Mayka era carne de nuestra carne porque asistía a todas las reuniones, tenía novio con sesenta cumplidos, vestía con elegancia y reía como arrullo de paloma.                       Era mucho de vida plena, ella que lo tuvo tan difícil luego de cruzarse con la polio que estuvo a punto de partirle las alas. Pero peleó como jabata porque eso era. Siempre lo fue como me lo demostró cuando la conocí no sé con cuántos pocos años, aún sin estrenar nada en mi cuerpo.                                                                                                                                    Fue la primera que me hizo ser coqueta, la primera de los primeros sueños, sin cigarrillos, sin novios, solo amistad que no es poco para la niña rara, hija única e introvertida a paladas que siempre he sido.                                                                                                               Fue mi sombra cuando la Sombra aún no estaba ni previsto, acompañante de mil empeños, trasegadora de pasos compartidos. Sobre todo ello,  regaladora de una humanidad desbordante que le revenía por vena heredada directamente de su madre, su padre y su tía María.                                                                                                             Chary Arjonilla también la conocía porque somos almas parejas… mismo colegio, mismas coletas, mismas medias, misma vida.                                                                                 Ella me ha avisado porque estoy alejada de todo, egoísta perdida con mi dolor por bandera, intentando sobrevivir en esta jungla de miserias.                                                                                                                      Mayka no era nada egoísta. Para nada. De hecho, cuando pasados los años tuve noticias de ella me admiré  -no de que tuviera tantas actividades- sino de que fuera tan fuerte, tan preparada, tan autónoma. Puede que algunos la vieran como una persona con discapacidad, pero yo nunca la vi así ni siquiera en los primeros tiempos. Nunca pude, porque la conocí por los tuétanos y esos los tenía revestidos de piedra ostionera.                        La he visto bailar, coquetear y morder con ganas porque no había otra y su carácter tan fuerte era ejemplo para mí que ni bailo, ni coqueteo, ni muerdo. Supongo que el dolor que siento ahora dará paso a recordar lo valiente que fue y lo mucho que luchó por los demás. Ahora no estoy para misas ni para funerales. Estoy demasiado cabreada con la perra de la vida que no la dejó disfrutar de eso que era esencial para ella …respirar y sentir, enfadarse, vibrar y gozar a tope.                                                                          Esa mujer que se hizo a sí misma, cambiando no solo su nombre sino su apariencia. Esa pedazo de mujer que vivía sola por haber perdido a sus padres y a la tía que la crió, pero que se mantenía con el esfuerzo de su trabajo. No quería escribirte este artículo, amiga mía. De verdad que no quería echarte tanto de menos.

lunes, 19 de junio de 2017

REBUJITO FÉRREO

Resultado de imagen de YONKIS CABALLO
Si te dedicas al trapicheo de droga para ganarte el condumio, no vas a meterte en vena nada que no sea de lo más puro. Otra cosa sería de tontos que para algo eres el que menea el cotarro.                                                                                                                   Chano ha muerto como había vivido entre rebujitos y cocas aspiradas a saco. Lo han encontrado seco porque se había convidado en firme dándose una manoletina mirando al ruedo. No saben las fuerzas  de seguridad quién heredará su miseria pero sí que morir así no vale la pena.                                                                                                                         Ellos que llevan botas reglamentarias en pies hastiados, que patean asfaltos inflamados de calor y se desloman a lluvias intempestivas, no le ven la chicha a esto de negociar con la muerte a horcajadas. Está bien porque cuando le ven el lado interesado a los euros fáciles transmutan y se convierten en ajenos que no tienen más pulseras que esposas en las manos y ya se sabe cómo acaba un uniformado hospedado en la trena. Los que trafican a pequeña escala son como las farmacias de guardia, abiertos las 24 horas siempre con la mercancía a cuestas.                                                                     Chano se ha quedado bacalao porque estaba destinado a ello, porque probaba su intendencia y hacía maridaje con ella.                                                                                            No sabemos si lo que lo matado , al ser tan puro, tenía el gusto de un beluga o la estirpe de un caballo árabe, pero seguro que lo ha mandado directo al cielo de los desmanes.  Lo mismo llegó de la Línea en una barca de esas rápidas que las patrulleras intentan interceptar y los helicópteros empitonan, para luego atracar en mitad de la playa y emprenderla los costaleros con pedradas a discreción con todo lo que se menee.                     Lo mismo llegó a Sanlúcar y se perfumó de agua de mar azul y malva, dejando en la radial del Chano la marca de las sirenas voraces que quisieron probar la carne de Ulises sin que sus leales las dejaran.                                                                                                                     Quizás solo haya dejado el infierno para comérselo entero con pasaje de primera por haber traficado con tanta desgracia, con tanto enfermo que solo se siente Supermán cuando por su sistema nervioso circula la muerte a grandes dosis.                                     Dirán algunos que quien a hierro mata a rebujito muere , pero ya saben que no soy piadosa -ni beata- así que la muerte del Chano solo me parece otra mueca más de la vida que es perra de sombra largada, afamada por cachondearse de los vivos a los que atormenta hasta que los mata.                                                                                                                       Como soy amiga de imaginar a contraviento, pienso en el Chano llegando al otro lado para dar explicaciones no solo a esos que ayudó a enganchar o a los que proveyó de mierda , sino más bien a aquellos padres y madres a los que mató a puñaladas certeras de hijos descarriados en su casapuerta.                                                                                No son los barrios marginales los que ven nacer a los Chanos, son esos traficantes de rebujitos y cocas a estocadas los que hacen ennegrecer la buena tierra, los que roban en la noche a los niños para sorberles a saco la sangre, los que los malician y alientan. Los que nos dan muerte a plazos contados como de sangrienta hipoteca.                                  Ha muerto un traficante y ya habrá otro sentado a su puerta esperando la clientela, abierto las 24 horas, viajando para reponer la mercancía para dar abastecimiento a las almas atormentadas que no ven en la Metadona una salida de la nada más abyecta. Luego los voluntarios de la Cruz roja- en esas noches de frío en que se hielan las almas- reparten bocadillos y mantas, curan llagas emocionales y donan preservativos, mientras los Chanos de este mundo- ya dinero en mano- se mete el beluga nasal y el caballo árabe más poderoso en la radial tan castigada.                                                                                  No se han dado cuenta  ninguno de que en el dintel de su puerta hay un letrero de bienvenida que pone… “Salud Chano, los que van a morir te saludan”.


HABEAS CORPUS

Resultado de imagen de niños maltratados

Hay un niño en el Macarena de Sevilla. Las lesiones tan graves que sufre la criatura- de solo seis meses- son debidas a sacudidas con violencia como si fuera una maraca de feria.                                                                                                                                      Está médicamente probado por las lesiones en el cráneo, la columna y la retina de los ojos.                                                                                                                                    Sus padres son conocidos de la justicia, jóvenes en extremo, él colombiano y ella española. No sabemos dónde lo gestaron, pero sí que ella salió de la trena con bombo de cinco meses. Nació prematuro a los siete y pudo haber tenido suerte porque Servicios sociales- dados sus antecedentes- le podían haber tutelado, buscándole una buena casa de acogida. Pero no, porque siguió con los consanguíneos que se preocuparon, él de enamorarse del móvil de un policía nacional que visitaba a su hijo en el mismo hospital y ella de barrenar las taquillas ajenas en la sala de lactancia de las madres.                           Me imagino que debe ser muy difícil requerir la custodia de este menor pretextando estos datos porque de quién va a aprender mejor que de estos ejemplos humanos de superación y entrega.                                                                                                              No voy a entrar en que al parecer no iban mucho a visitarle a la UCI, porque son cotilleos de barrio donde todos se conocen pero nadie quiere saber nada.                                   Lo que sí les diré es que el niño estaba apalabrado con el Macarena y antes o después iba a encontrarse hospitalizado. Ahora lo tiene crudo en la vida, si es que sobrevive, porque quedará muy tocado, quizás ciego, quizás paralizado por completo. Pero no se preocupen que los padres pidieron prontamente- cuando se vieron el marrón al cuello- “habeas corpus” lo que nos da a entender su mucho conocimiento de los procedimientos judiciales y lo bien que saldrán parados también en éste. Ya solo quedar por saber en qué casilla quedará la basura barrida, quién se comerá la culpa y con quién irá el menor, dado que las vecindonas dicen que la madre lo trataba muy bien y que solo es culpa del padre. Podrían preguntarle a los sanitarios que  lo atendieron en la UCI del Macarena cuando nació prematuro que fueron quienes informaron a servicios sociales para que se hicieran cargo de él, o lo mismo al responsable de control de niño sano al que no acudían los padres en las revisiones obligatorias. Lo mismo deberían preguntarle a los que esperan ser padres -en largas listas- que nunca culminan con el deseado hijo que ya tiene puesta habitación, con cunita y empapelado a juego. Lo mismo a estos biológicos les haría falta pasar los cursos de los que esperan, a los que los llevan a entrevistas y más entrevistas por esa deseada idoneidad, con visita domiciliaria incluida y con informe de su solvencia. Pero claro ellos no tienen la biología de su parte, sino la legalidad, el probar que serán buenos padres y que no sacudirán a un bebe de seis meses cuando tenga un simple cólico de lactante. 

lunes, 12 de junio de 2017

JENARO

Resultado de imagen de AUDIENCIA DE CADIZ

 A mi Jenaro me pone, no como persona sino como personaje. Díganme cómo no podría encandilarme alguien que se inventa su muerte y le sale mal cuando lo cogen en plena pasión húngara.                                                                                                                              Sé que paga pena de prisión por gustarle jugar con lo ajeno, pero lo novelesco se impone como en el caso de Julián Muñoz de paseo por Marbella abriendo zapaterías para la Pantoja.                                                                                                                       Tenemos un país de panderetas políticas, de gente corrupta que solo destina dinero a cuentas opacas y vive extremadamente bien , pero ni fingen muertes ni salen con Reinas de la belleza. Estamos hastiados de Bancos que se esfuman de la noche a la mañana con mensajes del ultramundo económico de habemus quiebra, para que los bajistas se forren los bolsillos vendiendo los despojos del muerto.                                                                             Hay muchos que declararon con amnistía lo que tenían fuera de nuestras fronteras y lo hicieron con menos coste , no solo ya legal sino monetario, que los que siempre pagamos . Ahora sentencias dirán que estuvo mal, pero lo que está hecho, hecho está  y alguien se frotará tan fuerte las manos que le saldrán billetes de quinientos euros.         Por qué no entonces personajes de novela negra como el Tenebroso o Jenaro, o Julián Muñoz o la Campanario no van a ser encandiladores de una sociedad que nos fagocita en la cara.                                                                                                                                                      De lujo se lo podía pasar Jenaro si compartiera sus vivencias en Sálvame. También nosotros si escribiera sus memorias que van desde ese Cádiz contrito, capillista y carnavalero, de Alamedas apocadas apoyadas en barandillas milenarias de piedras y casas de vecinos arrebujadas en miseria. Es perfecto decorado de drama urbano para un triunfador que nació para serlo, de buena cuna y muchas luces. Su mala cabeza lo llevó a paraísos donde muchos esconden pasta, pero él solo se escapaba de la rutina familiar, una mujer y una cotidianidad  que lo mismo le abrumaban. Pasó de niño bien a delincuente primario- en su primera sentencia- y rápidamente a insolvente. De marido dejador de viuda joven a empresario jerezano, consorte de una Reina de belleza sudamericana.                                                                                                                         El Juzgado -en la sentencia que le condenó por primera vez- valoró mucho su falta de arrepentimiento, pero cómo puede arrepentirse alguien de querer empezar de cero, a base de dejar atrás todo lo que te lastra para coger el vuelo directo a una vida brillante, aunque sea a costa del dinero del cuñado y con identidad prestada.  Tampoco es que no se quisiera suicidar por intentar hacerlo con traje de neopreno, es que ya sabemos que las aguas de Zahara son para los guiris que vienen del Norte, como los Stark con alusiones festivas a que se acerca el invierno , no aptas para insignes gaditanos que aún en agosto nos cogemos una mantita aunque estemos a 40 grados a la sombra.                                                      Ahora ha reaparecido en los Juzgados de nuevo, remasterizado, llevado en furgón policial , primero desde Puerto III por los civiles y después traspasado a los nacionales. Se barajan cantidades “perdidas” cercanas al millón de euros , que no sé a ustedes pero a mí me descolocan. Pero se le ve tranquilo, negador de acusaciones.                                                       No creo que el encandilamiento literario se refleje en sus dos mujeres, la que dejó en Cádiz -antes de ahogarse improvisadamente- enlutada y la que buscó en Paraguay con la que tuvo una hija a la que puso el nombre de la primera.                                                          A mí como persona me parece banal, como Muñoz comprándole zapatos a la Pantoja o Los Puyol pasando fronteras con novias que luego delatan la trama completa. Pero en cambio…con el traje de submarinismo preparado, con los nervios en manteca colorá sin pensar en nada que no fuera escapar, tiene por lo menos reglones para un cuento. Solo borrón y chaqueta nueva ha entrado por los Juzgados y algunos dicen que iba desmejorado, pero seguro que él piensa que le quiten lo bailado.

viernes, 9 de junio de 2017

POR UN EURO

Resultado de imagen

No había que ser muy listo para saber que el Popular quebraba. Se desangraba como si le fuera la vida en ello. La última vez que fui a una de sus oficinas, el director se quejó en argot gaditanero de que dijera en voz alta lo que pensaba. Pero era cierto, si bailas salsa eres salsero y ellos iban directos a la quiebra. Los empleados decían que no, que la entidad estaba invirtiendo dinero, porque las oficinas estaban llenas de cajas y de enchufes nuevos. Pero algo olía a rancio, más si eras accionista. A mí los del Popular me las hicieron pasar crudas, porque solo comenzar esta etapa- “de incertidumbre”- centralizaron las llamadas y ya no podías hablar con las oficinas directamente. Imagínense un gestor bancario con el que no puedes hablar para decirle que te quieres ir de su entidad -por patas- porque están quebrando. De penitencia, ya les digo. Como personaje de Ópera italiana. Ahora ya el telón ha subido y vemos la tramoya, los actores y el decorado a plena luz del día. Sabemos -ya sin duda -que ese hipotético euro que ha costado al Santander, le saldrá muy caro a la gente que ahorró por décadas y a todos aquellos que confiaron en que su dinero estaba a buen recaudo.                                                                                                      Es lo típico de este país que mi amiga Renata no entiende porque somos panegírico de postal de los sesenta con leves matices de Crepúsculo. Se han quebrado ellos solitos y alguien ha ganado mucho dinero. Los que lo han perdido reclamarán en los Tribunales, último baluarte para la esperanza. Ya les he hablado de esa línea telefónica que enlazaba con las sucursales del Popular a modo de la Señorita Francis con personal que te remitía a dejar un mensaje porque el demandado nunca se ponía y si lo hacía lo mismo se reía en tu cara. Les podría decir que me dan pena los del Popular, pero solo de los que han perdido lo que legalmente habían conseguido. “De los poderosos y ricachones inversionistas” que diría un colaborador de otros tiempos en los que yo comenzaba. Gente que ahorra para tener -como la hormiga- reservas en malas épocas. Ahora se les han comido las semillas, como a los del Forum y los sellos, como a los de las preferentes, como a los de las clausulas suelo antes de sentencia. Porque somos peatones de esta vida en las que las grandes compañías nos gobiernan porque ellas pagan elecciones y mítines, porque avalan con su presencia, porque caen bancos y otros se lucran, en la diferencia. Hay mucho dinero volando peregrino en esta piel de toro nuestra que Renata no entiende porque nació alemana, pero que a mí me pone porque veo trazas de Lazarillos, buscones y barraganas. Ya saben lo que me gusta el dieciséis para llevármelo a la boca. No había que ser muy listo y sin embargo el director se ofendió con acento gaditanero de” josú, chillo qué mué…”cuando era de honor empezar con un” lo siento”.

lunes, 5 de junio de 2017

NO ES OTRO MÁS

Resultado de imagen de el asesino de arcos de su hijo

 Ha muerto un crío sin cumplir un año, porque los vecinos no llamaron a tiempo cuando su padre propinaba una paliza a su madre. Es duro, lo sé, pero cierto. No sería la primera paliza, sino la última. Si es que no sale de la cárcel por argucias legales y se vuelven a liar otra vez.   Se la encontraron en la calle días antes, apalizada, pero nadie denunció, ni se fue a la comisaría de policía, ni se metió en la vida de nadie porque ellos siguieron juntos y el niño era una monería.                                                                                                               Ha muerto un crío porque la policía no llegó a tiempo, porque esperó en la puerta hasta que el supuesto les franqueó la entada, ya su crío muerto dentro. Después se horrorizaron y se les quebró el día y pensaron que “ojalá hubieran tirado  la puerta a porrazos”, pero ya era demasiado tarde. Luego se perdonaron diciendo que “cuando llamaron los vecinos seguro que ya estaría muerto, que era el protocolo que había que cambiarlo y que no podían entrar en una casa sin orden judicial”. También hubo quien dijo que “quién lo hubiera pensado”.                                                                                             Ha muerto un crio porque su madre no le protegió de alguien que le cercenó la vida, porque no dijo que le pegaba hasta quitarle la respiración. Porque siguió junto a él muerta de miedo o enamorada perdida, a saber en una sarta de sentimientos encontrados en los cuales la huida es un regreso y el regreso muerte segura.                                                  Ha muerto un crio porque entre todos los matamos y él solito se murió con sus pocos meses, con su llanto inconsciente que le privó de la vida porque los bebés son molestos mientras apalizamos a una cosa que nos joroba la existencia y de la que no queremos prescindir porque somos maltratadores al uso, delincuentes sin ser fichados a los que todo el mundo desprecia cuando se nos ha puesto la etiqueta de lo que hemos sido por décadas frente a todos , paseándonos por el pueblo con desparpajo.                                                                        Ha muerto un crio porque nos ha dado la gana, porque en los periódicos se contabilizará como otro caso más, como otro niños más de los muchos que han visto su vida truncada porque sus progenitores, los novios de sus madres o las parejas eventuales los mataron a ellos para joderles la vida a ellas, tan desgraciadas que no supieron coger la maleta y picárselas por patas.                                                                                                                     Se llamaba Emmanuel y no tenía ni todos los dientes completos en su pequeña boquita. Ahora distorsionada por la muerte. Sara -su madre- ya no podrá olvidar ni sus llantos, ni su arrojo que le salvaron la vida, porque de la paliza salió pero pudo quedarse allí en medio de un charco de sangre , como tantas otras que dan su libertad de vivir a cambio de no ver un día más.                                                                                                                         Ha muerto un crio tan pequeño que da rabia, porque hay todavía quien dice que por qué se habla tanto de las mujeres, que por qué se habla tanto de la violencia de género y que por qué somos tan pesadas.                                                                                                            Ahora habrá concentraciones y repulsas y todo el mundo dirá que “quién se lo iba a pensar”. Arcos volverá a su concha en mitad de la sierra, a su normalidad de calles blancas y gente buena.                                                                                                              Hasta la próxima o el próximo crio que aparezca muerto porque los vecinos no llamen a tiempo, porque la madre no denuncie, porque la policía espere, porque no se dicte una orden de alejamiento, porque los que escribimos nos cansemos, porque los que se concentren no protesten y porque todos miremos para otra parte. Hoy es un día de entierro de un pequeño cuerpo, infinitesimalmente pequeño. Y sin embargo parte el alma, que alguien tan frágil  llorara tan fuerte que le tuvieron que romper el llanto para que no causara estruendo, para que su padre pudiera seguir pegando, para que los vecinos no llamaran, para que la policía no viniera, para que la prensa no escribiera y los ciudadanos no se concentraran pidiendo que esto no vuelva a ocurrir , que los hijos no son moneda de cambio para hacerle daño a su madre, ni su madre un tambor en que afinar los puños de hierro.

DE MISA DIARIA

Resultado de imagen de falsos

Hay un patriarca que era de misa diaria. Luego por lo visto cabeceaba de mujeriego. Ahora le andan saliendo hijos secretos después de muerto, porque de vivo los chancleteaba por los bajos.                                                                                                               No me extraña, no por la misa diaria a la que asistía, sino por las apariencias que son malas consejeras y puteadoras de destinos.                                                                            Los que tenemos la conciencia tranquila no necesitamos que un cura nos absuelva, ni persignarnos las culpas pasadas- a golpe de rejilla- para irnos a nuestra casa con el alma lavadita y planchada. Con no hacer la puñeta ya nos basta. Pero entiendo que a algunos esto les cuesta la vida porque desde que se  levantan, hasta que se acuestan, viven para  dar morcilla a todo el que se les revira.                                                                                      Este patriarca gozaba enchufado a la alcachofa de una reportera intrépida, guapa de sobras. Se le veía al hombre más feliz-infinitamente- que con su adusta esposa, que debía cumplir a la perfección los roles asignados pero que no sonreía cuando estaba a su lado.                                                                                                                                                       Es lo malo de los armarios empotrados que escode grandes verdades, porque tienen las entrañas llena de miseria. No sé si les ha pasado que quieran hasta la locura. No sé si han tenido la suerte de que esa persona les haga tan felices que el tiempo se acorte y solo se desee más y más a su lado. Pues imagínense lo contrario; la compañía a la fuerza, las sonrisas enlatadas y un maridaje que sea tragadera de arena rebatada de playa. Se asombrarán de que eso pase, como lo hago yo , porque con lo hermosa que es la libertad, que las creencias lleven a hacerte la puñeta no se entiende. Al menos yo no lo entiendo. Pero así es porque el patriarca solo sonreía al lado de carne humana, prensil y fragante, suave y redondeada como el gesto plácido de su mujer cuando él no estaba. Aún con ello a la chepa parieron hijos y entramaron imperios que hoy se dilucidan en los juzgados. No creo que sea la culpa de la misa diaria, sino de la conveniencia, de la codicia y la oportunidad que da vivir con unas reglas que luego se te atan al cuello y te ahorcan cuando menos te lo esperas.                                                                                           El patriarca dejó de serlo a punto de ser devorado por sus propios hijos, porque ya se sabe que cuando la mente se empequeñece los avariciosos marchan a caballo. Ya nada más que quedan las apariencias, las causas penales y los juzgados investigadores de moneda escapada por las grietas. Las fotos se prodigan en los recordatorios monográficos sin que nadie se acuerde ya de la misa diaria, ni del canto de los coros de niños- tan parecidos a los Ángeles- que ni chillan, ni juegan, porque andan recogidos en los altares. Son muy malas las apariencias y la miseria que generan las entretelas de los armarios, el alcanfor enlatado y los estantes apilados de verdades a buen recaudo.