viernes, 17 de noviembre de 2017

TRES TONELADAS

Resultado de imagen de el saladillo narcotrafico

 En la Barriada del Saladillo se desayunan con balas.                                                                  Desde Málaga llegaron narcotraficantes seguidos a  la rueda por los beneméritos. Cuando entraron en una casa de Antonio Machado se blindaron todos los accesos coordinándose civiles, locales y nacionales. Aquello era un episodio Made in Spain entre el “CSI” y “Mentes criminales”. Para muestra de desayuno férreo un Mercedes blanco abandonado y coches cercanos con marcas de balas.                                                                   Los periodistas zumbaban en pos de las noticias mientras los mirones aguardaban. Una vecina de los pisos altos creyó morir -dándole gracias a todo lo que la había salvado -porque una bala había travesado una ventana de su casa. A las once de la mañana con cafés por medio, los niños casi en el recreo y la comida sin hacer, entraron en la vivienda en la que se había refugiado el presunto. Llevaban una orden judicial como la que pidió la rubia de la heladería” Otoño” después de haber lanceado al que asesinó y guardó en el congelador. Se encontraron con que los Narcos habían huido pero les habían dejado la Navidad adelantada de casi tres toneladas de hachís. Salió un guardia civil herido en la pierna, pero está recuperándose de un chance que hilvanaron agentes de Málaga, Algeciras y hasta Ceuta.                                                                                                   El Saladillo se recupera hasta la próxima.                                                                                        La vecina – del tiro en la ventana-se medica de la ansiedad que va para crónica porque este es el cuarto percance en lo que va de año, con tiroteo por el robo de cargamento entre bandas, otro por líos de sangre con tracas valencianas y un herido más en el hombro por una bala perdida.                                                                                                                        Los del IES del García Lorca asentado en el Saladillo son los más trabajadores porque no quieren que una bala les aterrice en el alma, sino  trabajar y prosperar a curro vespertino. No da esto inseguridad sino ganas de salirte corriendo como los dibujos animados porque las películas están muy bien, pero los narcos ni tienen alma ni les importa nadie. Lo más escapar para sacar botín de sangre.                                                                   La droga mata desde el inicio en que se hace hasta que se pace. Mata por refilones de balas, por ataques de ansiedad , por gente de doce que se levanta sin ganas para ir al instituto porque ven lo fácil que es amañarse un Mercedes para dejarlo abandonado cuando tienes que cruzar calles a pie ligero porque te persiguen los civiles. Matarifes de tres al cuarto consentidos hasta ser encarcelados, luego el “mete y saca” de los clanes y la Mafia que les inspira sin actores importantes sino pasacalles.                                                                           El Saladillo late como un corazón asmático, como una perra agónica que espera turno para que la capen porque ya no puede más con tanta carga, con tantos hijos mamándole de las ubres sin leche que da la drogadicción, la miseria y el hambre. Tres toneladas de mierda pura, de cagajones de gato, guano para desgraciados que se parten el pellejo para transportarlo dándole la muerte brindada al infeliz que lo cate.

domingo, 12 de noviembre de 2017

LA PERRA DE LA NATURALEZA

Resultado de imagen de las edades de la mujer

La Naturaleza es mala con nosotras como algunas mujeres que se sienten mejor si tiran por el suelo a otras.                                                                                                                           Nos han inculcado a golpe de mesa camilla que no debíamos confiar más que en nuestra madre, porque las amigas siempre nos podían traicionar. Pero no es cierto. No es más que un bulo machista para que no hagamos muro contra ellos.                                                                             Lo de “madre no hay más que una” tampoco es cierto, si no que se lo digan a cada una de las criaturas a los que sus padres asesinaron a sus madres y se quedaron al cuidado de  las tías, las hermanas mayores o las abuelas.                                                                                         La Naturaleza es una perra con nosotras porque nos manipula como quiere gracias a las hormonas que nos hacen parecer títeres a su antojo.                                                           Crecemos rápidamente para parir hijos que regalar a la tierra, sean o no de nuestro agrado.                                                                                                                                         Las niñas del equipo de mi hija se asombraban el otro día de que una de las madres pudiera haber parido con solo quince años, porque su mundo se circunscribe –afortunadamente- a los estudios y los entrenamientos. Pero sí que se puede parir con quince años y aún con menos.                                                                                                                                   Nuestra vida nunca fue fácil . Tampoco ahora que por tener derechos- que nos igualan- nos matan a puñaladas traperas pasándose por el forro los alejamientos, las pulseras o las sentencias.                                                                                                                                                                    El violador de Amate reconoce- con toda la tranquilidad- que la violencia es suya porque se verá-como tantos otros desgraciados- como un súper villano de película. Los que matan a sus ex parejas se suicidan porque temen la reacción social, pero sobre todo porque son unos miserables que ya no les queda nada, ni siquiera el respeto de su propia familia.                                                                                                                                            La Naturaleza nos estruja y nos hace desbocar los pechos, no para darle de mamar a los nacidos sino para que los perseguidores rabiosos nos los estrujen para que nadie los pueda poseer más que ellos. Violan, matan y escarnecen a pasos seguros porque nos ven como materia informe sin nada que dar más que placer, sometimiento y asentimiento. Ana Orantes murió por rebelarse a todo eso, por no querer meter en un agujero la cabeza. Por eso la quemó él que luego se pudrió en la cárcel sin aprender a amar nunca , a nada ni a nadie. Luego le siguió un hijo y otros muchos que jamás entendieron nada de la vida porque no es la Naturaleza más que nacer para morir, sin Arte ni Literatura, sin amor, ni líneas rectas. Las mujeres- poco a poco- hemos moldeado a la Naturaleza desde los tampones egipcios hechos con papiros para darnos más libertad, hasta las hechiceras del dieciséis campando libres por los Campos de Castilla. Hoy peleamos por estar, por convidarnos de todo lo que ellos dan por hecho. Nos cuesta la misma vida, no solo a balazos certeros dados a la puerta de un colegio, sino trabajando por menos salario, siendo acechadas por patriarcas convencidos de que su bragueta entraña la última maravilla del planeta. No es que sea difícil es que es cargante, cansino y tremebundo, pero aun así lo hacemos cada mañana.                                                                    Nos reímos en la cara estirada de la Naturaleza por estar permanentemente hormonadas con menstruaciones y menopausias, con legrados y ligamentos de trompas, con píldoras anticonceptivas y embarazos gemelares con más de cuarenta. Hemos cogido a la Naturaleza por los cuernos y -como Europa- nos hemos montado en sus trancas para que nos dé el viento. Queremos y podemos hacerlo, ahora sí que es cierto. Porque hemos cambiado los tacones de paseo por la muletilla de ir a la caza.                                                                               No matan, porque nos reventamos cada día y prosperamos. Eliminaremos las machadas que en realidad son trampas para cazar incautas cada vez más especie extinguida por la ciencia, la cultura y la experiencia.

OTOÑO EN INVIERNO

Resultado de imagen de asesinas

En la heladería “Otoño” del barrio de Macarena- el nueve de enero- hacía mucho frío. No era el cambio climático, sino el cuerpo de un difunto en el congelador al lado de las bolsas de Navidad y los cables de bolitas.                                                                                            Le habían dado fuerte al hombre porque siendo estrangulado a lazo, ya le partieron tres costillas.                                                                                                                                          Hubo alcohol bendecido, pero no de amor sino de asesinato.                                                                           Ahora la Justicia ha condenado a la heladera- grande y rubia- a pasarse doce años de su vida haciendo macramé entre reclusas.                                                                                                      No lo pasará mal porque pobre de la que con ella se cruce que en los ojos se le ve la amargura carácter y la sangre muy fría.                                                                                               Sus hermanos buscaron -y hallaron- la eximente de estar embriagada, porque declararon a la perfección para quitarle años de encima.                                                                                       Sin embargo, los policías que encontraron el cuerpo la vieron entera y negándose a dejar entrar en el local sin la pertinente orden judicial.                                                                                       Son incongruencias que -en el juicio popular -han salido a la luz antes de dictar sentencia. Pero lo peor es que no se sabe qué paso esa noche del ocho de enero con los niños aun sin ir al cole, en casa disfrutando de lo que les habían dejado los Reyes Magos.                                                                                                                                            El finado tenía cinco hijos que han recibido cada uno- o recibirán- 25000 euros. No es poco me dirán , pero nunca el valor de un padre que iba a ver a una heladera- rubia y desbocada- dos días después de Reyes.                                                                                               Es dura la vida sin padre, de “lobo solitario” dijo Steve Jobs. Pero lo debe ser mucho más cuando a tu padre lo han asesinado y en cualquier esquina de Macarena se escuchan comentarios y diretes sobre el hecho.                                                                                                  No es solo la muerte-asesinato- de hace un año sino luego el juicio y la sentencia. Año y medio de dolor y vejación en boca de muchos.                                                                   El paso del tiempo no habrá borrado la sorpresa, la impotencia, el dolor, la humillación y otra vez -de nuevo revenidos-la rabia en forma de frustración que quema.                                      La heladería “Otoño” quizás se haya convertido en uno de eso locales apagados y ciegos donde la dueña se menea hasta la puerta, esperando clientela.                                            Quizás esté maldito porque un hombre dejó allí su vida, reposando en un congelador después de haber sido apaleado y estrangulado.                                                               Dijeron los policías que parecía dormido. Lo mismo  lo estuvo hasta que la rubia le echó el lazo como a un galgo de esos que siendo grandes cazadores- cuando renquean- los atan a una rama y los cuelgan para que su propio peso ejecute la faena torera de darle muerte lastrada. Hubo alcohol en una heladería que tenía un congelador vacío esperando un cuerpo. Porque el “Otoño” se convirtió en invierno y las luces de Navidad se fueron apagando, los escaparates desvencijados y huecos, sin regalos. La dueña del local en la puerta esperaba a los policías, ebrio el aliento de muerte ejecutada. Rubia y de mirada oscura.

domingo, 5 de noviembre de 2017

QUÉ ESTAMOS HACIENDO

Resultado de imagen de yubarta arrastrada en ceuta

No hay nada más triste que una ballena jorobada arrastrada por un pesquero. Aún más que el dolor que los nuevos psicólogos dicen que no tenemos por nuestros muertos.                La yubarta se perdió en el mar luego que su madre la diera por muerta. Le tuvo que llevar días enteros porque llegó a las costas ceutíes podridita perdida.                                               Nos lleva media vida abandonar a los nuestros por mucho que entendamos que han muerto. Los animales solo son más reales, más directos.                                                         No se ponen de luto- nosotros ya tampoco- ni fingen que derraman lágrimas a pleno pecho. No recuerdo casi nada de cuando murió la Sombra, solo que estaba destrozada. Ahora lo asimilo más a una bomba nuclear que me hubiera impactado, despellejándome el alma. Como a la perra -desorejada y tuerta que el amo disparó en toda la cara- me recupero levemente.                                                                                                                   Parece que los hemos olvidado, pero los llevamos dentro.                                                                  No somos de cementerios, ni de lápidas que no constatan más que la soledad y el abandono, porque paséense por sus calles rectas, lean las inscripciones y las fotos enlatadas y sabrán de la tristeza humana que se evaporó en el tiempo como las lágrimas del primer neardenthal que convivió con la pre homínida que los científicos llamaron Eva.                                                                                                                                                           Ella  pereció cruzando un río de cauce abrupto. El no pudo rescatarla porque la corriente era llevadera de cuerpos, dejando lastrado -el de ella- entre barrizales y lodos para posteridades de museos y enciclopedias.                                                                                            La yubarta también será perpetuada en Ceuta- como los cetáceos enormes que decoran supermercados- para que la gente ni los vea estancados sobre sus cabezas mientras disfrutan de una insana hamburguesa.                                                                             Laceramos nuestra alma porque nos morimos por dentro de ausencia, de recuerdos ingratos porque no los podemos repetir- ni manosear- como quisiéramos. No son las flores secas, ni las frescas, ni las nuevas- de gala esmerada- las que nos dan reflejo de amor, ni cuitas presentes. No son las lápidas de mármol más que mausoleo de riqueza. No es el cementerio más que tumbas que desembocan en calles paralelas, sin pasos calientes que las acojan.                                                                                                                Mi abuela Quiteria- sin embargo- descansa en una tumba con piedra desmenuzada como la que Morante no fue capaz de horadar para esconder los cadáveres de Laura y Marina, siendo visitada y venerada por todas sus nietas.                                                                     Dicen los nuevos psicólogos que el dolor se está acabando porque no servimos para procesarlo por las nuevas tecnologías.                                                                                                         No lloraba yo por la muerte de la Sombra porque estaban mis hijos de cuerpo presente. Los llevaba al colegio todos los días- y los llevo- cabeza alta y cuerpo estirado para que no se me notaran las esquirlas que me corroían por dentro, pero los psicólogos nos ven- y las huestes tampoco- y se creen que nos importa todo una muesca.                                     No es la tierra aviadero de la abuela Quiteria, sino su recuerdo, sus ojos bondadosos de las fotos en sepia. No es el recuerdo de la Sombra más que aliciente para ir adelante, para prosperar, para levantar y encauzar niños que- eran suyos y míos  -ahora son del tiempo. Al fin somos todos yubartas arrastradas por un pesquero conduciéndonos a puerto seguro, podridos de alma porque nos sobrecogen los sentimientos. Nos sacarán los huesos de marfil puro, reviniéndonos.                                                                                    Como mis llagas iremos cicatrizando, como las heridas de la perra disparada nos haremos fuego.                                                                                                                                      No es que no sintamos dolor, ni a nuestros muertos, es que los llevamos dentro.                                                                       Y a pesar de este dolor para perpetuar su recuerdo, sobreviviremos. Los evocaremos, riéndonos tanto y con tantas ganas que lloraremos. Ni los nuevos psicólogos- ni las huestes- nos importarán un bledo.

viernes, 3 de noviembre de 2017

CROMAÑONES

Resultado de imagen de niños abducidos por los videojuegos

Mis hijos de once años estudian en su colegio público con una pantalla digital. Tienen incluso una asignatura que se llama Cultura Digital porque la Junta de Andalucía  ha entendido que las redes están ahí y hay que protegerlos. Yo no me lo creo. No protegió a la gallega que se perdió con el móvil sin que aún haya sido encontrada. Ni a las docenas de mujeres que son maltratadas, vejadas y luego asesinadas vilmente por sus parejas aun teniendo ellos las pulseras que los identifican como delincuentes y ellas dispositivos de alarma.                                                                                                                  La era digital solo se entromete en nuestra vida porque los humanos somos cosecha de alcornoques.                                                                                                                                     Si bien es cierto que en las redes podemos descargarnos exposiciones, libros de textos, cursos de alemán e incluso estudiar estando en el último rincón de la Tierra, por qué empleamos toda esta tecnología –solo- para hacernos la puñeta.                                                               Los drones nos regalan paisajes maravillosos imposibles de ver sin esa tecnología, pero  lo mismo- también- nos podrían lanzar un misil sin que pestañeará su cámara de visión nocturna. Nos dormimos con la última versión de Gran hermano que no es sino una invasión total, absoluta y aceptada de intromisión en la vida privada a gran escala. Nos despertamos buscando el móvil para introducirnos en cualquier aplicación que nos facilite darle parte a los extraños -que están al otro lado -de cómo crecen nuestros hijos, de cómo nos ha ido la última cita por internet o de cómo pensamos que nuestro jefe está poniéndose de gordo.                                                                                                                                                 Las entrevistas de trabajo son por skype y los cometarios en twitter chequeados  a poco que te menes para ver de qué pie cojeas. Hemos vendido la vida íntima al mejor postor porque preferimos tener amigos imaginarios que currárnoslo a la antigua usanza como hacíamos hace veinte años. Nos hemos hecho antiguos- tecnológicamente hablando- esos que nacimos en los años sesenta. Ahora tenemos a nuestros hijos navegando al ritmo de Ulises sin que quieran verle los dientes a las sirenas. También nosotros la usamos – esa misma tecnología- pero con desconfianza, viéndole los muchos aciertos que te da el poder manejar tu vida con un dispositivo que llevas a todas partes, con el que pagas , con el que te comunicas, mandas fotos e incluso puedes saber dónde andan  metidos tus hijos. Pero también es cierto que -como somos cromañones por las vértebras -desconfiamos de que nos roben el número de cuenta o de que nos cuelen un recibo que no sea nuestro. Nos abruma que a nuestros hijos le entren gente mala si chatean o que los engañe un lobo disfrazado de Caperucita , loco perdido por comerse a los corderillos. Todo está en la red, en esas nubes digitales en las que vaciamos nuestra vida para quedarnos secos, esquilmados y succionados. Tecleamos nuestro nombre en Google y salimos hasta en foto de perfil, contándole a quien quiera verlo qué nos gusta, dónde compramos o si estamos pensando en ampliar la hipoteca.  Los Cartujos de alma no tenemos futuro porque hasta las monjas de clausura venden sus dulces por Internet y los ejercicios espirituales son reservados por chat con meses de antelación en trivago. Nos volveremos productos de alguna gran compañía. Cuerpos sin alma a los que venderán según nuestra capacidad- no dineraria- sino de endeudamiento. Dejaremos de ser personas convirtiéndonos en estadísticas de gustos, de preferencias evaluables para que alguien saque tajada con nosotros pasando nuestros datos como si fuéramos material desechable.                                                                                                           Arcaicos cromañones que gustan de ver el sol metiéndose en las entrañas de la Tierra con los pies asentados en el suelo, con un libro de celulosa apoyado en el regazo, con compañía de carne y hueso a la que abrazar, regañar o –quizás- solo tener al lado.                        No me parece mal que mis hijos de once años trabajen en el cole con una pantalla digital, ni que les inviten – los profesores- a entrar en Internet para buscar información con la que hacer los trabajos del curso. Todo lo contario. Lo que me preocupa es el uso del móvil y los chats con desconocidos. Los insultos que algunos descerebrados -sin género concreto- sueltan chateando, pero que no tienen narices de hacer cara a cara . Los ciber acosos , más dolorosos que los antiguos nuestros, porque ahora van adobados con los videos de menores recorriendo los colegios e institutos en milésimas de segundo. Ya saben que los cromañones andamos nostálgicos de darle tantas vueltas al tarro, de pensar hasta que nos echen humo las cejas, de gustarnos la conversación- téte a téte-  delante de un buen café a altas horas de la madrugada.

UNA PERRA DESOREJADA Y TUERTA

Resultado de imagen de Abandona a una perra herida por un disparo

Le metió un tiro de gracia y la dejó tirada. Al fin, era una perra. Le voló la mitad de la cabeza, arrancándole un ojo y una oreja que se infectaron con larvas de moscas que ya saben que huelen la muerte a kilómetros.                                                                                    Está viva  porque un voluntario de una protectora de animales la vio, apiadándose de ella. La han operado y sobrevivirá,  pero las perras traumatizadas tardan en recuperar la esperanza.                                                                                                                                              El que la intentó matar con descuido de puntería- según dice-no la sanó, ni miró por ella porque era una perra que solo valía lo que su olfato- o rapidez- en cazar una pieza.                                                                                            Son cosas de ajuar doméstico que se transmiten de padres a hijos- como las mujeres- que cuando no sirven para el propósito requerido se las mata. Al fin, son perras.                           No sé cuántas van este año, solo sé que no cesan.                                                                          Ni policía deteniendo, ni jueces juzgando, ni denuncias interpuestas, te vas y te matan. Peleas o contradices, y te matan. Te cuelas en el hueco de una bala y te matan, desangrándote tirada en un polígono industrial con la mitad de la cabeza volada.                     El que se creía amo de la perra le estampilló tirito al vuelo y la dejó como mercancía devaluada, igual que los machistas- después de reventar a sus mujeres- hacen sus números de acrobacia para que no los atrapen, intentando suicidarse o fugándose .                    No se permiten dejarlo porque les va la seguridad en ello. Cuando las leyes de protección animal se endurezcan y los propietarios de perros se den cuenta, no dejaran de tenerlos, ni de matarlos. Solo se esconderán en el anonimato, criando razas escogidas para el fin que pretendan, ahogándolos – luego cuando no les sirvan-en el bosque con cuerdas atrincheradas a su cuello.                                                                                       Hay mucho bestia detrás de una soga perruna que aprieta la laringe hasta asfixiarte lentamente. Hay mucho bestia detrás de una relación fallida y una ruptura a la que no pones kilómetros emocionales y pasotismo.                                                                                                       La perra -aunque tendrá un nuevo nombre y una nueva familia- recordará siempre el disparo, pero solo en las neblinas del sueño que se recogen de madrugada azuzando con recuerdos brutales a las mentes más frágiles. Cuando huyen de un maltratador- las mujeres acosadas- tienen pesadillas donde las encuentra y las matan. Tienen escalofríos solo de verlos en la cara de otro que se les parece, temiendo no ya por ella sino también por sus hijos, porque no olvidemos que los matan –solo-por hacer daño como Bretón. Es mejor llevar media cara tuerta y desorejada que permanecer con un bestia, pero muy duro. Es valiente dar la cara a un maltratador, pero peligroso. No debería de serlo, no en el veintiuno. Deberían estar erradicados como la peste bubónica o la lepra. Lo mismo entre todos. Podría tener paciencia, pero el ojo sano de la perra me transmite rabia e impotencia. La falta de oreja, secuelas. Las páginas de sucesos, bilis negra.