viernes, 28 de abril de 2017

LIVIA

Un hallazgo en el Museo de Cádiz permite unir la cabeza y el cuerpo de una estatua romana

Hay veces que perdemos la cabeza, pero Livia no. Ella había perdido el cuerpo.                                          No es una cosa extraña para una estatua romana, lo raro es que aún persistan cuando lo nuestro se hará polvo etéreo.                                                                                                             El levante arrastra nuestras epiteliales y nuestros sueños, pero los museos se asientan en la historia –inamovibles- como losas sobre las que escribir epopeyas.                                                  No sé si será real o producto de quien lo ha escrito, de los que sobreviven -como ella, que vivió más que hijos y nietos -porque se aferran al poder, como la Trump con uñas y dientes.                                                                                                                                         Mujeres fuertes siempre las ha habido solo -que como Ivana- se esconden tras el cristal opaco de una toga imperial.                                                                                                        Livia no era una mosquita muerta, más bien lo que llamaríamos una arpía- prevalente y descarada patricia romana- de una época en que los maridos dictaban tu vida.                                   Y sin embargo, tomó el tren del imperio en cuanto se le cruzó Octavio- que estaba casado como ella, aunque no embarazado- porque la ambición la llamaba con nombre propio. En la prensa rosa de su vida- escribas e historiadores- hubo tantas maledicencias que han llegado hasta nuestros días, incluido el propio chisme de que su marido consintió en este apaño porque le interesaba políticamente. Si fuera ahora les aseguro que “Sálvame” se ponía las botas y saldrían por semanas familiares lejanos, funcionarios romanos y hasta algún guardia pretoriano , en el “de Luxe” o con el polígrafo. Lástima para Mediaset que el filón hace mucho que se lo quitaron, porque a soñar que se echaran no encontraban otro culebrón como éste con marido despechado – pero mantenido en política y sin perjuicio físico- la mujer preñada, el otro en la palestra y toda la familia política metiéndose caña. Pero bueno al menos Livia ha encontrado su estabilidad, que está muy feo ir por ahí desmembrada o destorsada, con la cabeza por una parte y el cuerpo presente por otra. Que les voy a decir una cosa, porque es una estatua, que si no me sentiría muy identificada que no hay día que esté pensando en una cosa y haciendo otra, que se me queman los artículos y los garbanzos me salen duros, los niños a cuestas de la espalda virtual y los sueños apalancados en la rabadilla del tiempo. Livia era un prototipo a lo Ivana Trump, pero masterizada. Si hubiera sido hombre hubiera machacado la historia revolviéndola a contrapecho.                                                 Lo hizo, pero desde atrás. No montando igual sino rodeándola, que es como mucho lo que a veces nos dejan hacer los que manejan el cotarro. Luego nos travestimos de piedra y no levantamos cabeza porque el cuerpo nos lo han escondido en un almacén y no hay manera de ligar dos pasos. Seremos emperatrices sin vocación de segundonas por décadas, sobrevivientes de holocaustos cotidianos.                                                                                                             Livia en cambio – feliz ella , reencontrada en su totalidad- no cogerá polvo porque la tendrán limpia y aseadita, en su pedestal hilvanado de hombres que la odiaron hasta desquiciar su memoria. 

domingo, 23 de abril de 2017

QUE ME LLEVAS, LECHE

Resultado de imagen de teseo y el minotauro
Se nos ha arrancado el levante con mala baba. Será por los desmanes de los políticos que lo tienen loco. Caerán peones como piezas usadas en el cajón de madera, porque el ajedrez es impío y no entiende de lágrimas a la puerta de los juzgados.                                             Se ha querido parar el viento racheado solo empezó a soplar con amenazas, con coacciones y con influencias, pero -al final -vamos a ver todas las cartas de la baraja, cada uno en el palo que la aguante.                                                                                                 No es bueno que los barcos se nos estrellen en la costa, pero es lo que trae el navegar en incierto, que encallas a la menor marea.                                                                                     No es bueno porque siempre pagamos los mismos los desmanes. De alguna parte tienen que salir los euros para subsanar los platos rotos, pero los que corrompen se lo han llevado y no dejan soga suelta para recuperar la madeja. Así que me temo que eso nos toca a los que arrimamos el hombro, a base de impuestos.                                                                                                                                  Pagamos cuando los bancos bailaron sobre la navaja de Ockham, nos hipotecarán en el futuro las clausulas suelo que ahora litigan, siendo nuestra sangre la que se derrama en los atentados y nuestro sudor el que impulsa la economía.                                                                                                                           Y aun así subsistimos -que ya es mérito -conviviendo con gente que se hinchan de razones para engañarnos a la primera de cambio.                                                                            No nos asombramos- ya de casi nada - porque hemos visto a la hija de un monarca en el banquillo y consortes volar, sin que los empuje el viento de la Bahía.                                   Magia carcelaria que hacen algunos, reserteos tipo alzhéimer pero con cerebro generalizado y prensa acomodaticia, que no se olviden que es negocio privado y priva en beneficios y mentaliza y adoctrina a masas bienaventuradas.                                                       “Nunca, nunca, nunca” y “No sé” van a ser hojas de palmera que volatilizar el viento, al que los vítores pasados y las grandezas, le importan lo mismo que esquinas y bocacalles por las que se cuela.                                                                                                   Vemos que en cuanto sopla fuerte, los muy amigos se barrenan, las faldas se corren y los pies cuelgan. Es lo que trae el levante, destrucción y fuerte marea, azulados y malvas, gaviotas en tierra porque todo se lo come, lo fagocita y excreta.                        Podríamos creer -si fuéramos foráneos -que es el fin del mundo, la última ola que pronostican algunos que nos tragará de un enorme bocado.                                                Pero no, solo es otro vaivén de tuerca, más árboles tirados, horas extras para los bomberos que ya no saben qué más ramas cortar, qué más tira roja y blanca comprar, ni cuándo se irá el maldito viento que no se lleva ni el paro, ni la corrupción, porque los tenemos grabados en el tuétano.                                                                                                 Podría ser un circo mediático, unas fotos para el recuerdo, unos fogonazos de humor negro, pero es actualidad al canto, rotativas echando fuego.                                                                  Y sin embargo, el levante se irá y amainará -quiera o no quiera-. La memoria -que es más frágil que el cristal- se apaciguará y  morirá en una cuneta.                                              Volveremos a lo de siempre… a confiar, a esperar y a derramar nuestra sangre, nuestro sudor, nuestras antiguas pesetas y ellos a medrar, a soplarnos en las orejas y a llevárselo en manteca.                                                                                                                                                             Se nos ha arrancado el levante con muy mala baba y sopla con ganas el muy jodido.                        Parece que nos va arrancar de la Tierra y volatizará nuestros huesos y nos borrará del mapa. Pero solo son tres días y muchos kilómetros de fuerza, luego todo se pasa y peregrinarán los corruptos a la puerta de los juzgados, con alcachofas metálicas pegaditas a la boca. Bocas –chanclas para despistar a incautos, para mediatizar elecciones, para pronosticar acertijos económicos e hincharles las narices a los togados, que pelean aún con pagas atrasadas. Piezas de ajedrez -en el cajoncillo de sastre- buscando una salida sin que el Minotauro les atrape.


viernes, 21 de abril de 2017

CHANCHULLOS

Resultado de imagen de uco guardia civil

La Guardia Civil de Algeciras ha detenido a dos paleros que se hacían pasar por ellos. Es el viejo truco de  transmutarse en agentes de la UCO  para incautar la droga de otros narcos y llevársela calentita.                                                                                                              Con políticos saliéndonos en las noticias encarcelados, parece la norma en este país que los chanchullos nos crezcan en las alcantarillas y que la gente busque la manera de medrar sin doblar el espinazo. Ya saben lo crítica que soy con Gran Hermano y su fama de silloncillo tras la salida, pero también me grima el uso de internet para estar todo el día enganchado, viendo lo que han subido a la red.                                                                                Nadie se ha preguntado por qué no se usa para informarse, para estudiar o para leer. Nadie, por qué una entrada de un blog se lee muchísimo más si trata de sexo, de política o de algún famosillo.                                                                                                              Los paleros han dado uno al agua porque los han cogido los auténticos, los que se la juegan todos los días por muy pocos euros.                                                                                       Y eso es duro, tanto como decirle a los críos- que serán mañana los agentes del orden y los médicos que nos intentarán curar o los sanitarios que nos atenderán en los centros de salud -que se las verán con los más bestias del instituto, que las sudarán en tinta para sacarse la carrera -o las oposiciones- y encima, trabajarán fuera o les pagarán una miseria. Porque es la realidad de los agentes que han detenido a los paleros, esos que combaten a los narcos con pocos medios, muchas ganas y sueldos para vivir medianamente apañado. Mientras los paleros viven como reyes, e incluso puede que en prisión más, porque serán héroes de pacotilla que llevarse a la boca para incautos que quieran vivir rápido -y a fondo- como las polillas al borde de una bombilla.                               Me llevo todo el día intentando que los míos entiendan que la vida tiene dientes y está dispuesta a morder, pero no hay forma porque el internet puede y un apagón analógico en casa es algo tan inconcebible como que los niños hagan la terea solo con lápiz y papel.                                                                                                                                            Los paleros lo saben y se informarán de rutas, de desembarcos, lo mismo hasta por internet. Luego van a la caza- con uniformes copiados- sin aprobar oposiciones de años, quemándose pestañas y con pruebas físicas casi para atletas. Es lo que se palpa en el ambiente, no el esfuerzo y el sacrificio, sino el salto al vacío, el copiar, el coger las ayudas para irte de juerga, el cobrar en negro, el traficar. ¿Para qué vas a doblarte la espalda si puedes engañar?  . ¿Para qué vas a pagar el alquiler de una casa, si le puedes dar una patada y vivir en ella por la cara? .Necesitamos el control de la Bruja Lola sin sus velas negras. Pero solo tenemos políticos corruptos- que se beneficiaron de su posición privilegiada- entrando en prisión, acompañados de paleros a mogollón.

lunes, 17 de abril de 2017

EL INGLÉS

Yate encallado en el Campo del Sur de Cádiz

 Hay veces que creemos que solo ellos tienen derechos. Los que enganchan la luz ilegalmente para abrigar a la Marihuana, los que se meten en las casas de los demás dando una patada o los que – como el inglés- no se sabemos por dónde se han ido, después de un estropicio.                                                                                                                 Las cuentas por pagar pueden esperar hasta que se pase la Semana Santa, porque no hay como ver los palios con los bolsillos vacíos y la frente muy alta.                                               No es flema, es poca vergüenza, esa que en los tiempos pretéritos la gente gastaba al darse la mano para sellar un trato.                                                                                         Ahora no importa hablar de los genitales todo sea ganarlo fácil y llevárselo calentito. Que me vean y me oigan, aunque sea moviendo heces en una porqueriza.                             No importa transitar la cárcel – si fuera necesario- cuando antes se ha llevado una vida padre con las comisiones ilegales, porque siempre habrá un buen abogado que nos saque.                                                                                                                                       Lo importante es prosperar aunque la gelatina de la cara se nos disuelva en el camino o se enroque formando pieza granítica con el maxilar.                                                                       A mí el inglés – ya ven- me ponía, como todo lo anecdótico y pintoresco.                          No sé si me creía que el barco divagara con la corriente, lo obvio es que sigue allí anclado a rocas milenarias que nos sacaran los colores viviendo más que nuestros artríticos huesos.                                                                                                                   Podría decir que eso es muy de Cádiz, pero no, es muy de todos, de urdangarines y Torres, de gente que transitan por juzgados y no son penados, haciendo que ya no podemos hablar de ellos, porque nos lo impiden las mismas leyes que no cumplieron ni de coña.                                                                                                                                               Esta gente que nos empequeñecen las miras, nos podrían haber servido de ejemplo, pero en cambio, nos llevaron a derroteros magistrales de poca vergüenza.                               Entiendo perfectamente que una familia a la que el banco eche de su casa- con tres niños a cuestas- se tenga que buscar remedio. No hay que ir tan lejos para recordar desahucios, con la policía dando leña y los despojados llorando a manteca abierta. La legislación se ha maquillado y los políticos han visto moverse la veleta, así que ahora cuando una tía carota – sola y con premeditación-se mete en un chalet que una prójima iba a alquilar a los americanos, ahí se queda apalabrada, diciéndote los numerarios que ellos no pueden hacer nada. Parece lo mismo, pero no lo es, porque son cosas muy diferentes.                                                                                                                               Nos dan de comer basura y nos dicen que no engordemos como ganado, mientras nos hinchan de programación- con anuncios estratégicos- con neveras que nos llevan a casa lo que nosotros pidamos. No es una trampa, es el libre mercado y el ganar dinero a costa de nuestra inoperancia gástrica. No digo que nos obliguen sino que crea conciencia, como verlos dar el paseíllo en los juzgados día si y día también.                                                    Es tan importante para un país el buen hacer de sus regidores, que sin él se pliega. Pero mientras haya circo no habrá problemas, ni nos daremos cuenta,  más que si una macro-bomba nos implosiona en los adentros.                                                                                                 Hay veces que se nos escapa –por la puerta de atrás- un inglés identificado con barco atracado en rocas caleteras, como la ocupa carota que vivirá en un chalet de otro sin que le pase nada, porque con echarla ya cumple la legislación, cuando se declare insolvente. Mientras, las caras se vuelven asfalto, los políticos nos dan pereza y las banderas rompen astas.                                                                                                                                                  El inglés está identificado como trashumante de olas, con barco despojado de peteneras levantinas, atesorador de fueles que puede derrochar con doradas y demás peces.                 El barco no sabe nada porque está tan mudo como  los caballos de las cuadras de Roca.                                                                                                                     Siempre es así, porque nacimos para pagar cuentas ajenas, de vasallaje de pedanía. 

lunes, 10 de abril de 2017

DESPERTARSE EN LA CALETA

Resultado de imagen de el baluarte de los martires cadiz

El Baluarte de los Mártires se come todos los vientos. A punto ha estado de comerse a un inglés sin Brexit que se precie. La embarcación- de unos siete metros- encalló en rocas deslomadas por las mareas.                                                                                                      El guiri se asustó porque había empezado la noche en Marbella y -según dice- el barco navegó solo, desde allí, pasando por el Estrecho mientras él echaba una buena siesta. Podríamos preguntarle a las gaviotas que se posan sobre los tejados que otean el juzgado de lo penal en Algeciras, si lo vieron pasar cargadito de niebla.                      Quizás lo descubrieron desde Ceuta, mientras esperaban el ferri, que suerte tuvo de no cruzárselo para protagonizar el Titanic sin Di Caprio , ni Winsley .                                  Ahora está alojado en un Hotel caletero esperando que se evalúen los daños, pero el barco se sonríe contento sabiendo que ha hecho una travesía que contar a sus nietos. Lo mismo en los Astilleros se encuentra con el fantasma del Vaporcito y se cuentan penas, los mismo glorias pasadas de cuando Pepe “el del Vapor” oteaba por la desembocadura del Guadalete , entre espuma y olas quietas.                                                                                    -El levante lo embrava todo- le dirá sabiamente el Vaporcito, que sin embargo no fue golpe de mar lo que lo llevó a pique sino arriesgada maniobra, dando con sus huesos madereros al fondo de la Bahía.                                                                                                                                                       El barco del inglés asentirá porque es nuevo y de corto recorrido y está aprendiendo mucho de estas tierras que salan el aliento y secan el mal humor.                                                   -A falta de pan, buenas son tortas- escuchó bramar a una gaviota que juraría se encaminaba a un colegio para robar bocadillos de chorizo con Tulipán, solo fue ponerse el sol en el horizonte.                                                                                                                   Lo mismo ven la Semana Santa- el inglés y su barco- atados a un balcón de ese Cádiz milenario que se desboca con el paro y que vive más de las ayudas que de los misterios milagrosos de sobrevivir cuando se tienen milenios en la chepa. Lo mismo le gustan sus atardeceres de película gótica, con vecinas entaconadas y salerosas para conquistar en un vaivén a un guiri despistado.  Quizás se dé cuenta de que perdió el ancla para encontrarse vivo y apalabrado en costas que Sir Francis Drake conoció a sangre y fuego. O tal vez se vaya -como la marea esmerilada- a su casa por donde vino, sin mirar atrás, ni para despedirse. Pero el barco debe ser reparado y ningún sitio como Cádiz para empalmar lo que se ha roto, porque Ella misma se recicla por días transmutándose y haciéndose más y más vieja, casi eterna.                                                                                          El Vaporcito también espera su destino final sin cuchillos, ni hachas, sin vuelos implacables ni muerte acechadora, que es más bien final de Alzheimer con mirada perdida en el abismo , sin saber cuándo va a llegar el ansiado despertar en el otro lado.                                                                                                                                         Alucinará el inglés - no por la claridad gaditana que es pareja en Marbella- sino por el ruido, las voces, por la vida que brota de cada piedra Ostionera.                                           Es barullo y cachondeo que no tienen traducción en la lengua de la Reina tiránica que más odió a nuestro Felipe, no sexto sino segundo, por intentar preñar a la Estuardo y no brindársela a ella, que ya se sabe que los Reyes son caballos bien pertrechados y por ello mismo deseados. No sabemos qué cara pondría cuando se despertó y vio dónde estaba, sin saber cómo había atravesado -de noche y a la deriva- esa lejanía.                                                                                                                                         El Baluarte de los Mártires es de mareas bajas consentidas, de algas y verdines a porrillón que hacer las delicias de Ángel León, con olores que se meten en el tuétano de los huesos.                                                                                                                                No es de extrañar que atraiga turismo arrastrándolo de donde sea, aún en barco y con el ancla rota, más allá del Estrecho que devora carne morena desde tiempos ancestrales cuando los fenicios lo cabalgaban sobre la magnitud las olas.

UNO DE CADA CUATRO

Resultado de imagen de VIVEN SOLOS

Mientras la gente ocupa casas que no son suyas, hay otros muchos que viven solos. No es correlativo, sino anecdótico. Supongo que es el cambio de marchas de la Historia con bombardeos de los 60 en casi el 2020.                                                                        Pensábamos -los que seguíamos episodios de ciencia ficción en los setenta- que iríamos en coches que volarían y solo ascienden a las alturas los drones espías y como mucho para inmortalizar bodas de famosos que llenar los bolsillos de editores avispados. Creíamos que el espacio sería nuestro-viviendo en colonias espaciales- y solo hacemos casas más grandes y edificios más hacinados, con China despierta por completo  y cabalgando el consumismo como si le fuera la Economía en ello.                                             Uno de cada cuatro ciudadanos vive en soledad y hay más gente que quiere vivir- no en celibato sino en independencia- sin olfatearle las intenciones a un colateral que le descoloque la vida.                                                                                                                         No sé si serán las entretelas de nuestra existencia, pero nos cocemos en nuestro propio jugo porque nos hacemos cotidianeidad y nos quedamos impresos en la misma resina que escupió a los dinosaurios.                                                                                                             Los niños que se han asfixiado por las bombas en Siria no llegarán a viejos, ni nos llegarán en pateras, ni vivirán para ver a los dictadores morir de inanición política o sesgados los sesos por una bala certera de su propio revolver.                                                               No viviremos nosotros doscientos años para ver poblarse la Luna, ni para mirar al cielo y soñar con que hay un más allá que está tras lo desconocido y quieto.                                           La gente ha echado una desvergüenza que asusta, sobre todo porque los que nos siguen aprenden de lo malo con voracidad de depredador con los dientes nuevos , igual que los sanitarios de hoy serán los que nos cuiden el mañana, a los maduros del ahora. Creerán que no hay correlación, pero -aquí -sí la hay. Hacemos el mañana a cada paso, a cada niño reventado por el hambre que no nos toca, como la sanidad que se nos destripa o los sueldos en precario. Fabricamos nuestro propio mañana, siendo cómo somos, tomando decisiones pueriles sobre dónde compramos o a quién votamos, creyendo- pobres de nosotros- que todo seguirá igual y que nunca nos tocará el viento de las crisis que vemos cada noche en el plasma , llegando de tan lejos que casi no nos suena ni el nombre. Tenemos la moral agudizada, la vista encharcada y los pulmones al viento de levante que nos arrasa las vacaciones y nos hace maldecir por ser tan desgraciados que tenemos este año cuatro comuniones y una boda. La gente  da pasos de ciego al lado tuya, mientras los cruzas, paso lento o paso rápido, muriendo a cada rato haciéndote historia impresa en papel de periódico que luego reciclarán porque nos hemos civilizado y ya no contaminamos, más que con la permisibilidad de sentirnos diferentes porque nos protegen las concertinas de la barbarie y no nos matan a los críos con bombas asesinas.

lunes, 3 de abril de 2017

CÓMO HEMOS CAMBIADO

Resultado de imagen de adolescentes acosada por hombres

Se detuvo a un hombre de 45 años por presunto delito de acoso sexual. Las menores acosadas solo tuvieron que llamar a la policía, amén de refugiarse en un colegio para que el presunto las dejara en paz.                                                                                                            Si son de mi generación- y mujeres- no les tengo que explicar lo que pasaba cuando eras menor e ibas en el autobús urbano. Era una lucha constante por preservar no ya tu anatomía- que también- sino tu integridad  moral.                                                                        Hay veces que mirando atrás creeríamos que no ha pasado, ni hemos vivido en un país donde se premiaba la hombría en los términos más rancios como si fuera algo digno de la mayor de las recompensas.                                                                          Desgraciadamente en según qué temas, no hemos cambiado demasiado a pesar de muchas políticas de igualdad que nos inoculen en vena. Ayer mismo, al elogiar a una cría compañera de mi hija en el colegio por buena estudiante y mejor persona, la progenitora me contestó muy seriamente: “No es mala del todo, para ser mujer”.                 Me dirán que no tiene nada que ver este tipo de situaciones con el acoso sexual, pero sí porque si una madre, no valora a su propia hija por ser mujer, qué podemos esperar de los demás integrantes de esa misma sociedad.                                                                         Se acordarán – ya les digo- las de mi generación de los piropos , del trato machista en las películas de destape donde las mujeres iban ligeritas de ropa y donde todo estaba permitido para ellos, mientras ellas defendían la integridad familiar, el apellido y -con él- la honorabilidad pendiente de la intocabilidad de su virgo o de la fidelidad conyugal. El hombre podía poner cuernos con la misma liberalidad que los del 12, pero ¡ay, amiga! adónde podía llegar el río , si eran ellas las que saltaban la mata.                      Las de mi generación vivíamos acoso sexual en primera persona, solo empezar a llover y tener menos de quince y ver como un vejestorio se metía en el mismo portal para empezar a hacernos proposiciones vejatorias, que nos hacían salir corriendo- con lluvia y todo- de estampida. No te podías fiar- tal era la impunidad existente- ni de los amigos de tu padre, que a la menor ocasión y solo brotarte los senos,  ya empezaban a zumbar a tu alrededor como zánganos cachondos con el polen. Después con las redes, te das cuenta de que no eras para nada una rara avis, sino que pasaba porque se dejaba pasar, porque aún ahora creen que todo lo tienen servido en bandeja y que una mujer, una niña o una adolescente, no son más que mesa en la que comer lo que nos gusta para dejarla después tirada de cualquier manera.                                                                                                     Algunas veces se asombrarán de que cuando hay un asesinato de género los vecinos no se lo puedan creer -que ya deberían solo con las evidencias- sino que además salgan dado la cara por el presunto diciendo que era buena persona y que cumplía sus obligaciones. Pero también sucedía en nuestra época, porque nos callábamos sabiendo que nadie nos haría caso si lo decíamos, como mucho nos echarían la culpa de haberlo provocado nosotras. ¿Por qué no? Si una madre descerebrada dice de su propia hija que no es mala para ser mujer. ¿Se puede ser más idiota?. Cuando se supone que una hija necesita de tu protección, tu ayuda y tu apoyo. Cómo vas hacerlo, o a educarla correctamente, si piensas que su-tu- género es una maldición y por el mero hecho de ser mujer la conviertes en algo malo por sí mismo.                                                                      Parece que hemos avanzado mucho porque la policía ha detenido al presunto, lo ha puesto a disposición judicial y está en prisión, luego de juicio rápido. En realidad sigue habiendo acoso sexual, sigue existiendo la mentalidad maldita y siguen pariendo hijas mujeres  machistas. He visto cómo se metía una jovencita en el autobús, la intentaba sobar un cerdo y la gente-hombres y mujeres de edades indistintas- lo abucheaban y se tenía que bajar por patas en la primera parada. Parece que ha cambiado como la piel de una serpiente, pero la igualdad real se nos resiste como tétanos y huesos marcados por ella, en el ADN.